I Informe Mundial de la OMS sobre Envejecimiento y Salud-2015

Download PDF

La Organización Mundial de la Salud ha dado a conocer el Informe Mundial sobre Envejecimiento y Salud– 2015. El informe pretende servir de documento base para el desarrollo de pautas de actuación que promuevan el envejecimiento saludable, potenciando la “capacidad funcional” de las personas mayores.
Tal y como advierte el documento, el envejecimiento poblacional supone una de las principales preocupaciones a la que deberán hacer frente todos los gobiernos, debido a la mayor esperanza de vida y a la disminución de las tasas de fecundidad. Este rápido incremento de la población mayor requiere una acción pública integral, así como la modificación del marco de actuación desde el que se aborda, hoy en día, el envejecimiento. No obstante, según la OMS, “no se ha debatido lo suficiente sobre lo que esta respuesta implicaría y hay pocos datos empíricos acerca de lo que podría hacerse”.
Por estas razones, el Informe Mundial sobre Envejecimiento y Salud propone una serie de medidas prácticas para implementar en los diferentes países, teniendo en cuenta el conocimiento actual en salud y envejecimiento.
El primer paso, de acuerdo con el informe, para el cambio en las políticas de actuación sobre las personas mayores parte de la necesidad de eliminar los perjuicios y concepciones erróneas en torno a este colectivo. “Muchas percepciones y supuestos comunes sobre las personas mayores se basan en estereotipos anticuados. Esto limita la forma en la que conceptualizamos los problemas, las preguntas que hacemos y nuestra capacidad para aprovechar oportunidades innovadoras. La experiencia indica que se necesitan nuevas perspectivas”, señala el texto.
En esta línea, y tal y como se argumenta en el informe, no existe una persona mayor típica, sino que el colectivo de mayores se caracteriza por ser muy diverso. De hecho, “algunas personas mayores de 80 años tienen niveles de capacidad física y mental comparables a los de muchos jóvenes de 20 años”, mientras que algunas personas de 60 años “pueden requerir ayuda de terceros para llevar a cabo actividades incluso básicas”. Esto implica que “se deben considerar las diversas necesidades de las personas mayores como un espectro de grados de funcionamiento, por lo que una respuesta de políticas integrales debe ser capaz de conciliar estos diferentes matices en una descripción coherente del envejecimiento”.
El informe se basa en una definición de “envejecimiento saludable”, entendido como el proceso de desarrollar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez. Según esta conceptualización ni la capacidad intrínseca ni la capacidad funcional se mantienen constantes. Si bien ambas tienden a disminuir con la edad, las opciones de vida o las intervenciones en diferentes momentos del ciclo de vida determinarán el camino o la trayectoria de cada individuo.
Por lo tanto, según los expertos de la OMS, las intervenciones para fomentar el envejecimiento saludable deben tener como objetivo “lograr la máxima capacidad funcional”, por un lado, “aumentando y manteniendo la capacidad intrínseca” y por otro, “permitiendo que alguien con una disminución de la capacidad funcional logre hacer las cosas que crea importantes”.
En el análisis que establece del colectivo de mayores, el informe diferencia tres subpoblaciones diferentes: las que tienen capacidad relativamente alta y estable, las que tienen capacidad disminuida y las que presentan pérdidas significativas de capacidad. En función de estos subgrupos, que no son rígidos, se pueden establecer cuatro esferas de acción prioritarias: adaptar los sistemas de salud a las poblaciones de edad que atienden actualmente, crear sistemas de atención a largo plazo; crear entornos adaptados a las personas mayores; y mejorar la medición, el monitoreo y la comprensión sobre el envejecimiento.
En conclusión, según el Informe de la OMS se necesita urgentemente una acción integral de salud pública para hacer frente al envejecimiento, de tal manera que se garantice “un futuro que ofrezca a las personas mayores la libertad de llevar una vida que las generaciones anteriores nunca hubieran imaginado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *